Inducción a la ovulación

Inducción a la ovulación

Es un tratamiento sencillo que consiste en estimular los ovarios a iniciar y desarrollar correctamente su ciclo, es decir, hacer madurar un óvulo y liberarlo mediante el proceso de la ovulación.

 

Esta inducción se lleva a cabo mediante la administración de hormonas estimuladoras del crecimiento folicular. Es importante supervisar el efecto en los ovarios para conocer su respuesta mediante controles ecográficos y analíticos que nos informarán del crecimiento y maduración de un óvulo.

 

¿En qué casos está indicada?

 

  • En mujeres con ovarios polimicroquísticos.
  • En mujeres con baja respuesta ovárica.
  • Como co-ayudante en procesos como la inseminación artificial o la Fecundación in vitro

 

¿Qué dosis hormonales se administran?

 

Las dosis hormonales que se administran en estos casos son bajas, ya que el objetivo es la maduración de un único óvulo. Pero en ocasiones, los ovarios responden con la maduración de más de un óvulo. En estos casos, debe plantearse suspender el tratamiento para evitar un embarazo múltiple.

 

Asimismo, debe considerarse, aunque con baja incidencia, la respuesta desproporcionada a la estimulación de la ovulación que puede conducir al síndrome de hiperestimulación ovárica. En tal caso, también se aconseja suspender el ciclo.

 

¿Y una vez finalizada la estimulación de la ovulación?

 

Una vez conseguida la estimulación, y conociendo de antemano cuándo se va a producir la ovulación, se programan relaciones sexuales o bien se procede a la inseminación artificial.

 

En los tratamientos de fecundación in vitro también se lleva a cabo una estimulación de la ovulación, pero en tales casos el objetivo es la maduración de un número de óvulos alto que mejore las opciones de fecundación artificial, por lo que las pautas hormonales son más altas y combinadas con otros tipos de fármacos específicos para tal objetivo.

402

Tu caso