La Fecundación in Vitro y sus técnicas complementarias

14 septiembre, 2017

La Fecundación in Vitro consiste en la fecundación del óvulo a través del espermatozoide llevada a cabo en el laboratorio en vez de en el aparato reproductivo femenino.

Dependiendo de las causas de la esterilidad se utilizan diferentes técnicas complementarias al proceso de la reproducción asistida:

FIV-ICSI: En este caso, la Fecundación in Vitro se realiza a partir de una microinyección espermática. Se utiliza en casos de alteración de la movilidad de los espermatozoides o cuando hay posibilidad de baja fecundabilidad del óvulo.

FIV-DGP: esta vez la Fecundación in Vitro va acompañada de un estudio genético preimplantacional de los embriones obtenidos. Se utiliza cuando hay sospecha de alteración cromosómica en espermatozoides o en óvulos.

FIV-TESE: en este caso, se realiza una biopsia testicular junto a la Fecundación in Vitro para la obtención de los espermatozoides. Se utiliza para aquellos pacientes masculinos con obstrucción de conductos deferentes o con muy bajo recuento de espermatozoides en eyaculado.

FIV con donación de óvulos o con semen de banco. Esta técnica se utiliza en aquellos casos en que se deba recurrir a donación de gametos, masculino o femenino.

El éxito de la FIV depende de muchos factores: la causa de la infertilidad, la edad de los miembros de la pareja o el centro en el que se realice, entre otros. Por ello es importante acudir a centros especializados que cuenten con profesionales cualificados, con la última tecnología y las más altas tasas de éxito en los procedimientos.