Gestación subrogada, ¿sí o no?

1 agosto, 2017

La gestación subrogada ofrece la posibilidad de utilizar el vientre de otra mujer a aquellas parejas que quieren tener un hijo y tienen problemas de fertilidad o mujeres u hombres solteros que quieren formar una familia a título individual.

 

Sin embargo, la práctica de la GS no está bien vista en nuestro entorno cultural. Entre los países que la permiten se encuentran: Grecia, Canadá, Ucrania, Rusia, algunos estados de EE.UU y Reino Unido donde sólo es legal de manera altruista y la gestante tiene derecho a decidir si quiere el bebé tras el parto. En los países donde la GS está regularizada los demandantes llegan a pagar entre 40.000 y 120.000 euros por un vientre de alquiler.

 

En España, el 70% de la población apoya su regulación pero las diferencias entre los partidos políticos están dificultando su aprobación. Ciudadanos ha planteado la regulación de la forma altruista mientras que el PSOE y Podemos la rechazan. El PP, por su parte, ha abierto un debate para que cada diputado vote con libertad su de- cisión.

 

En el ámbito de la medicina las opiniones también son variadas. En el caso de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), la regulación de la GS tendría que ser a partir de una indicación médica o por una situación de esterilidad estructural (pareja del mismo sexo o un hombre soltero) y, además, apoyan la forma altruista.

 

El Comité de Bioética de España se mantiene contrario a la gestación subrogada ya que considera que en todos los casos existe una explotación de la mujer y un daño a los intereses del menor.

 

El debate sigue abierto y como vemos las opiniones acerca de la GS son diversas y distan mucho unas de otras. Lo que sí queda claro es que, en caso de su aprobación, los médicos tendrían derecho a decidir si intervenir o no en el proceso.