El sistema reproductor masculino

El sistema reproductor masculino

Los órganos reproductores masculinos son: el pene, la uretra, los testículos, el epidídimo, los conductos deferentes, la próstata y las vesículas seminales.

 

Los espermatozoides se forman en los testículos, los cuales están unidos al epidídimo, donde se almacenan y maduran hasta la eyaculación. La eyaculación es el proceso de liberación de los espermatozoides a través de los conductos deferentes, uniéndose a su paso secreciones de la próstata y de las vesículas seminales para, finalmente, salir como semen eyaculado por el conducto de la uretra localizado en el pene.

 

Una eyaculación contiene entre 80 y 200 millones de espermatozoides, de los cuales alrededor del 30% son morfológicamente normales. La mayor pérdida de espermatozoides se produce en la vagina tras la relación sexual, provocando que a las proximidades del ovocito tan sólo lleguen unos 200 espermatozoides, de los cuales sólo uno de ellos fecundará el óvulo.

 

En el cuello del útero, los espermatozoides adquieren la capacidad de fecundar al óvulo por un proceso llamado capacitación. Si este fenómeno no se produce, el espermatozoide por sí solo no es capaz de fecundar.

Tu caso