Biopsia testicular (TESE)

Biopsia testicular (TESE)

Es un proceso quirúrgico muy sencillo. Consiste en obtener pequeñas muestras de tejido testicular para el diagnóstico diferencial de la azoospermia, o en casos de obstrucción de los conductos deferentes para obtener una muestra espermática para el tratamiento de infertilidad.

Es un procedimiento quirúrgico sencillo que se lleva a cabo con anestesia, habitualmente local, aunque también puede hacerse con sedación y tiene una duración de 30 minutos.

Las molestias postquirúrgicas ceden con analgésicos.

 

Histológico: para comprobar la presencia de espermatozoides en el testículo. Suele indicarse en caso de azoospermia (ausencia de espermatozoides), cuando hay dudas de si la falta de espermatozoides es porque hay una obstrucción de los conductos deferentes o bien porque no se produce la síntesis de espermatozoides.

 

Genético: es un estudio de la Meiosis, que es el proceso de división de los cromosomas de los espermatozoides. La alteración de esta división daría lugar a espermatozoides cromosómicamente desequilibrados que, en el caso de llegar a fecundar a un ovocito, producirían un embrión alterado genéticamente, incapaz de implantar, que sería abortado. En casos excepcionales de evolucionar un embarazo, podría dar lugar a un niño malformado.
En el caso de confirmar tal alteración, se indicará la práctica de fecundación in vitro con diagnóstico preimplantacional.

¿En qué casos está indicada la Biopsia Testicular?

 

  • En la azoospermia secretora: Sí existe producción de espermatozoides pero no aparecen en la eyaculación.
  • En la aspermia, por falta de eyaculación. En estos casos la obtención de la muestra debe hacerse con métodos más artificiales.
  • En casos de vasectomía previa.
  • En casos de criptorquidia: es el descenso incompleto de uno o dos testículos.