Artículos etiquetados con 'Célula sexual masculina'

¿CÚANTO TIEMPO VIVEN LOS ESPERMATOZOIDES?

Publicado en Embarazo por Esimer | Sin Comentarios »
¿CÚANTO TIEMPO VIVEN LOS ESPERMATOZOIDES?

El tiempo de vida de los espermatozoides

Al igual que cualquier célula, la vida de un espermatozoide fuera del cuerpo es muy limitada, prácticamente segundos, ya que para conservarlos se necesitan condiciones muy especiales, principalmente de temperatura y PH.

De hecho, en algunos casos de infertilidad masculina, el motivo es que sus espermatozoides no se conservan en las condiciones adecuadas y eso los incapacita para su función en la fecundación.

En el interior de la vagina, también se encuentran con algunas dificultades:

  • la resistencia de la propia vagina: el flujo vaginal contiene una determinada acidez que los destruye. Para contrarrestar esto el espermatozoide consta de un corpúsculo que contiene sustancias químicas (el acrosoma) que contrarrestan esta barrera química.
  • la vida de un espermatozoide está limitada por su capacidad energética: hay que tener en cuenta que tanta movilidad supone un gran desgaste, que depende sólo del propio espermatozoide. Para ello, cuenta con una reserva energética que le permite al espermatozoide desplazarse moviendo hacia atrás y adelante su larga cola.

La eficacia de los espermatozoides también va a depender de esta reserva de energía, ya que cuanta más posean, más tiempo podrán seguir luchando para llegar al óvulo.

Y después de la eyaculación ¿cuánto viven los espermatozoides?

La supervivencia de los espermatozoides viene determinada por una serie de parámetros. Destacamos dos:

  • la temperatura, que debe estar comprendida entre los 37 ºC  y los 37,5 ºC ,
  • el grado de acidez del ambiente (pH de 7-7,5).

En este sentido, la vagina es un medio hostil para las células reproductoras masculinas fuera del periodo ovulatorio. Durante este tiempo, los espermatozoides mueren  en pocos minutos, ya que el pH vaginal está por debajo de 6. En los días de la ovulación, éste sube 1 ó 1,5 puntos, lo que permite que aguanten de 2 a 16 horas. Si son eyaculados en el exterior, a una temperatura de 15 ºC, permanecen vitales 1 ó 2 días (menos si hace más calor).

 

 

Esimer

Reproducción asistida Barcelona

http://www.esimer.com/

 

Leer más

EL ESPERMATOZOIDE

Publicado en Embarazo por Esimer | Sin Comentarios »
EL ESPERMATOZOIDE

Un espermatozoide es una célula haploide que constituye el gameto masculino de los animales y su función es la formación de un cigoto totipotente al fusionarse su núcleo con el del gameto femenino, fenómeno que dará lugar al embrión y al feto. En la fecundación humana, los espermatozoides dan el sexo a la nueva célula diploide, pues pueden llevar cromosoma sexual X o Y, mientras que el óvulo lleva sólo el cromosoma X.

El espermatozoide es producido en los túbulos seminíferos en cada testículo. La cabeza del espermatozoide contiene el ADN, que al combinarse con el ADN del óvulo, creará un nuevo individuo. La punta corresponde a la porción llamada acrosoma que permite al espermatozoide penetrar en el óvulo y la parte media contiene la mitocondria que suministra la energía que la cola necesita para moverse. La cola tiene un movimiento en forma de látigo de un lado a otro para impulsar el espermatozoide hacia el óvulo. El espermatozoide tiene que alcanzar el útero y la trompa de Falopio con el fin de fertilizar el óvulo de la mujer.

Estructura del espermatozoide humano

Los espermatozoides en el ser humano son de forma piriforme, sólo sobreviven en un medio ambiente cálido y son las únicas células en poseer flagelo; esto le ayuda a ser una célula con alta movilidad, capaz de nadar libremente.

Se componen principalmente de dos partes: una cabeza y su flagelo, pero dentro de ellas podemos distinguir varias estructuras, que las detallamos a continuación.

Cabeza: acrosoma, membrana y núcleo

La cabeza contiene dos partes principales:

  • el acrosoma, que cubre los dos tercios anteriores de la cabeza y
  • el núcleo, que contiene la carga genética del espermatozoide (23 cromosomas, en el pronúcleo, que, unidos a los 23 del óvulo dan lugar a la célula madre, al sumarse el total de 46 cromosomas, agrupados en pares).

En los seres humanos la medida de la cabeza del espermatozoide es de 5 µm (micrómetros) de longitud. Tanto el pronúcleo como el acrosoma están envueltos en medio de una pequeña cantidad de citoplasma y revestidos por una membrana plasmática que une la cabeza al cuerpo del espermatozoide.

El acrosoma es una capa formada por enzimas como la hialuronidasa y la acrosina, que favorecerán la penetración, debilitando mediante la degradación de las paredes del óvulo, concretamente, la zona pelúcida que rodea al ovocito. Ello facilita la fusión de la parte de la membrana del espermatozoide que contacta con la membrana del ovocito, de tal forma que se abre un canal al interior del óvulo.

El núcleo, después de que el acrosoma se abre paso por las barreras del óvulo, es la única parte que entra a su citoplasma, dejando atrás la membrana ya vacía, para luego fusionarse con el núcleo del óvulo, completarse como célula diploide y empezar la división celular (mitosis). Por lo tanto, como las mitocondrias y todo lo demás del gameto masculino no se unen al cigoto, todas las mitocondrias de la nueva célula provienen de la parte materna.

Flagelo: cuello, pieza media, cola, pieza terminal

El cuello es muy corto, sin embargo es ligeramente más grueso que las demás partes del flagelo y contiene residuos citoplasmáticos de la espermátida. Tras estos elementos contiene un centriolo, el distal, que origina la pieza media, y el otro, el proximal, desaparece luego de haber dado origen al flagelo. Contiene una placa basal de material denso que lo separa de la cabeza y es donde se anclan 9 columnas proteicas, que son centríolos modificados, continuándose por toda la cola. De uno de ellos (el distal) se origina la pieza media.

La pieza media (de unos 4 o 5 μm de longitud) posee una gran cantidad de mitocondrias concentradas en una vaina helicoidal, que proveen de energía al espermatozoide, produciendo ATP. El espermatozoide necesita esta energía para realizar su recorrido por el cérvix, el útero y las trompas de Falopio femeninas hasta llegar al ovocito para fecundarlo.

La cola (de 35 μm). Zona flagélica funcional recubierta sólo de membrana.

La cola le proporciona movilidad, y ésta puede ser de tipo A, B, C o D, según se observe en el seminograma. Tipo A correspondería a los espermatozoides con movimiento a una velocidad mayor de 25 micras/s, frente a las 5-24 micras/s del tipo B, una velocidad inferior a 5 micras/s para el tipo C y un movimiento nulo para el tipo D.

Movilidades anormales se corresponden con porcentajes menores al 50% de A+B o al 25% de A (la movilidad de tipo A es poco común en el esperma de la población,entorno al 1%). Estas anormalidades reciben el nombre de astenozoospermia o astenospermia, distinguiéndose entre leve, moderada y grave.

Esimer

Centro de reproducción asistida

http://www.esimer.com/

Leer más