Apoyo

Estamos a tu lado

La infertilidad puede suponer una importante crisis, tanto individual como en la vida de la pareja, pues el hecho de formar una familia constituye uno de los grandes proyectos vitales. La dificultad inesperada para llevarlo a cabo a menudo genera reacciones tales como la incredulidad, la frustración, la negación, la culpa (propia o proyectada en la pareja), la ansiedad o la depresión. Como ante cualquier crisis en la vida, hay que empezar por aceptar la esterilidad y los propios sentimientos que ésta genera como algo normal en el proceso de adaptación.

 

El tratamiento de la infertilidad conlleva una serie de decisiones que no son fáciles y que pueden generar expectativas altamente estresantes. Por ello, es importante tratar de no obsesionarse ni que el proceso monopolice los demás proyectos vitales y profesionales. Además, hay que procurar anticiparse a la propia realidad emocional para poder ser realista en cada fase del proyecto. Un proyecto que implica: asignar unos objetivos, hacer planes, establecer recursos, señalar rumbos, fijar prioridades y actuar para conseguir las metas marcadas.

 

Por todo ello, contamos con psicólogos especializados que, si las circunstancias lo requieren, te pueden ayudar a valorar la situación y que te acompañarán en el proceso de aceptación del problema y en la toma de las decisiones que más te convengan de una forma serena y objetiva.